Entrega de burofax a comunidades de vecinos

creado por Notificad@s 03 junio 2016 15:08

Burofax entregado a comunidades de vecinos

Cuando un burofax postal es dirigido a una comunidad de vecinos, el protocolo de entrega sufre alguna ligera modificación, relativo a quién tiene la facultad de recoger dicho burofax postal. Recordemos a este respecto lo indicando en la propia Ley de Propiedad Horizontal en el artículo 13 sobre quién compone los órganos de gobierno de la comunidad de vecinos:

1) La Junta de propietarios.

2) El presidente y, en su caso, los vicepresidentes.

3) El secretario.

4) El administrador.

En los estatutos, o por acuerdo mayoritario de la Junta de propietarios, podrán establecerse otros órganos de gobierno de la comunidad, sin que ello pueda suponer menoscabo alguno de las funciones y responsabilidades frente a terceros que esta Ley atribuye a los anteriores.

¿Qué quiere decir el artículo 13 de la Ley de Propiedad Horizontal?

Que cualquier propietario de dicha comunidad de vecinos forma parte de los órganos de gobierno de la comunidad y, por tanto, puede recoger cualquier notificación dirigida a la comunidad de propietarios.

No obstante a lo anterior, es sabido que en las comunidades de vecinos, el administrador (si lo hubiese) y en caso contrario, el secretario y/o el presidente o vicepresidentes son los encargados principales de recibir la notificación, por el cargo que ostentan de representación.

Por ello, el protocolo de entrega de burofax postal de Notificad@s para comunidades de vecinos, consiste en intentar entrega el burofax postal al presidente / vicepresidentes y/o tesorero, y en caso de no poder localizar a ninguno de los anteriores, a cualquier otro propietario de dicha comunidad de vecinos u otras personas designadas específicamente por dicha comunidad de propietarios, como pudiese ser el portero de la finca o el administrador de la finca. Si no fuese posible efectuar la entrega, se deberá dejar nota de paso informativa en el buzón comunitario, si lo hubiese, o en cualquier otro lugar designado por dicha comunidad para la gestión y recepción de notificaciones así como realizar un nuevo intento de entrega domiciliaria en caso de la imposibilidad de efectuar la entrega en el primer intento.

Este modus operandi, se ajusta a lo indicado en la Ley de Propiedad Horizontal y a abundante jurisprudencia al respecto, especialmente en lo relacionado con la Ley General Tributaria que en su artículo 111, indica lo siguiente:

Artículo 111. Personas legitimadas para recibir las notificaciones. 

1) Cuando la notificación se practique en el lugar señalado al efecto por el obligado tributario o por su representante, o en el domicilio fiscal de uno u otro, de no hallarse presentes en el momento de la entrega, podrá hacerse cargo de la misma cualquier persona que se encuentre en dicho lugar o domicilio y haga constar su identidad, así como los empleados de la comunidad de vecinos o de propietarios donde radique el lugar señalado a efectos de notificaciones o el domicilio fiscal del obligado o su representante.

2) El rechazo de la notificación realizado por el interesado o su representante implicará que se tenga por efectuada la misma.

Por ejemplo, acerca del artículo 111 de la Ley General Tributaria en la sentencia del Tribunal Supremo STS 4331/2015, se efectúa el siguiente razonamiento:

“Cuando el interesado o sus representantes no estén presentes en su domicilio en el momento de entregarse la notificación, puede recibir la misma tanto cualquier persona que se encuentre allí como cualquier empleado de la comunidad de vecinos o propietarios. Los requisitos que deben concurrir para que la notificación recibida por una tercera persona sea válida son: que dicha persona se encuentre en el domicilio del interesado en ausencia de éste y que haga constar su identidad (firma y número de DNI)”.

Hechos estos que argumentan y justifican el protocolo de Notificad@s definido en este artículo para la entrega de burofaxes postales como notificación fehaciente en comunidades de vecinos.

Para efectuar notificaciones a comunidades de vecinos, o para cualquier otro destinatario sea cual sea su naturaleza jurídica, puede utilizar el servicio de burofax postal de Notificad@s en www.notificados.com.

Tags: , , ,

Burofax | Comunidades de Vecinos | Jurisprudencia | Legal


Las aseguradoras obligadas a comunicar fehacientemente la baja de contratos

creado por Notificad@s 03 diciembre 2015 13:05

El Tribunal Supremo, en su reciente sentencia 267/2015, fija la doctrina respecto a las obligaciones de las aseguradoras respecto a sus clientes, incluso en caso de impago de la prima del seguro. Según dicha sentencia, el impago de la prima no liberará a la aseguradora de la aplicar cualquier indemnización hasta que la resolución del contrato no sea comunicada al cliente de manera fehaciente. De este modo, el burofax, gracias a su validez probatoria en cuanto a entrega y contenido, se convierte en una de las herramientas principales para las compañías de seguros para cumplir con las implicaciones de esta resolución. 

La nueva sentencia 267/2015 de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en sentencia, de 10 de septiembre de 2015, establece la obligación por parte de las compañías aseguradoras de notificar fehacientemente a sus clientes la decisión de resolver el contrato, incluso en caso de impago de la prima. La sentencia dice textualmente: 

“La proposición del seguro de suscripción obligatoria hecha por la entidad aseguradora o su agente vinculará a la aseguradora por el plazo de 20 días. Una vez aceptada la proposición por el tomador, se entenderá perfeccionado el contrato, quedando siempre a salvo, en caso de impago de la primera prima por culpa del tomador, el derecho del asegurador a resolver el contrato, mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho,  o exigir el pago de la prima en los términos del artículo 15 de la Ley del Contrato de Seguro” 

Por tanto, las aseguradoras, solo cuando acrediten haber comunicado al asegurado la resolución del contrato de forma fehaciente, quedarán liberadas de indemnizar accidentes provocados por vehículos con la prima sin pagar. 

La forma más adecuada de realizar la comunicación fehaciente a la que obliga la sentencia es mediante burofax. Notificados, como primera alternativa al servicio postal estatal desde el año 2010, ofrece su servicio de burofax postal y burofax electrónico que permite a las compañías ejercer esta comunicación fehaciente a todos sus asegurados. Además, Notificados permite integrar el envío de burofax tanto postal como electrónico con los sistemas informáticos de las aseguradoras mediante servicios web y otras alternativas. 

El servicio de burofax de Notificados garantiza la fehaciencia de la comunicación mediante los servicios de Acuse de Recibo (fehaciencia de entrega) y Certificación de Texto (fehaciencia de contenido), ésta además testimoniada por notario dentro de a misma tarifa, siendo la única compañía que ofrece este servicio en el mercado actual de este tipo de notificaciones.

 


Recibir un burofax mediante terceros

creado por Notificad@s 11 noviembre 2015 12:09

Imagen de burofax

Como todos sabemos, las notificaciones fehacientes o las comunicaciones vía burofax pueden ir dirigidas a una persona física concreta o bien a una persona jurídica (empresa). En el segundo caso podría recibir el burofax cualquier persona que acredite ser representante de la empresa o simplemente pueda firmar el acuse de recibo con el sello que identifique a la organización destinataria. Es el caso de burofax a persona física el que suscita más complejidad, ya que suele ser habitual que no se encuentre en el domicilio el destinatario y sí otra persona que pueda hacerse cargo de recoger la comunicación. En este post trataremos de aclarar los supuestos que pueden ocurrir al ser recibido un burofax mediante terceros y la ley y/o jurisprudencia existente al respecto.

Recepción de un burofax por alguien que no es el destinatario en el domicilio de la notificación

Según  el Artículo 59 Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (ley por la que se rige, entre otras, el protocolo de Notificados):

Cuando la notificación se practique en el domicilio del interesado, de no hallarse éste presente éste en el momento de entregarse la notificación podrá hacerse cargo de la misma cualquier persona que se encuentre en el domicilio y haga constar su identidad.”

Por tanto podemos concluir que una notificación fehaciente es válida a todos los efectos cuando se realice en el domicilio indicado en la misma y ésta sea recibida por cualquier persona siempre y cuando resida en el domicilio del destinatario y en consecuencia lugar de la notificación.

Recepción de un burofax por conserjes o porteros

A este respecto la jurisprudencia apela a los usos y costumbres actuales, siendo especialmente relevantes las siguientes sentencias:

"Resulta suficiente en la realidad social contemporánea, con arreglo a los modos de vida imperantes, la vinculación directa e inmediata, pero múltiple, del portero con los propietarios o simplemente, vecinos del edificio, a los cuales sirve"
Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 11 de junio de 1992)

“En la actual estructura urbanística es uso y costumbre la existencia de un empleado de la comunidad (portero) encargado de recibir la correspondencia y distribuirla entre los ocupantes y vecinos. Existe una vinculación directa inmediata del portero con los vecinos del edificio al que sirve, por lo que ha de reputarse correcta la notificación efectuada al
portero de la finca"
Sentencia del Tribunal Supremo, de 20 de febrero de 1988.

"Son plenamente válidas y eficaces las notificaciones efectuadas en el domicilio a un familiar, pariente, empleado de hogar e, incluso, al portero o conserje de una comunidad, entendiendo existente una vinculación directa e inmediata del mismo con los copropietarios o vecinos, como empleado, aunque no exclusivo, del destinatario, y entre cuyas tareas, se encuentra la de recibir la correspondencia postal y distribuirla entre los vecinos”
 
T.E.A.C., 16 de diciembre de 1996

 

Por tanto, podemos afirmar que un burofax entregado a persona distinta del destinatario pero recibida en el mismo domicilio, o bien recibida por el portero o conserje (o incluso por alguna persona representativa en el edificio que asuma la responsabilidad de recibir la notificación) es una notificación válida a todos los efectos.
Resaltar como siempre que el burofax siempre sería entregado previa recepción de firma, nombre, apellidos y dni de la persona que lo recibe, constituyendo prueba plena en cualquier caso de la entrega y de a quién ha sido entregado.

Mas información en www.notificados.com 


Tags: , , ,

Burofax | Jurisprudencia | Legal


Burofax postal entregado a distinta persona en el mismo domicilio

creado por Notificad@s 19 septiembre 2014 09:54

Resolución JurisprudenciaLa resolución 00211/2012/00/00 (accesible desde la Base de Datos de Doctrina y Criterios del TEAC en la url http://serviciostelematicos.minhap.gob.es/DYCteac/ o directamente desde esta url corta http://bit.ly/1mkQHZH) del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), del 20 de Marzo de 2014 vuelve a coincidir con resoluciones anteriores del mismo TEAC (por ejemplo las resoluciones 00/02858/2003 y 00/00006/2009) donde se establecen los siguientes criterios:

1) Son válidas las notificaciones realizadas en el domicilio fiscal del obligado tributario, aunque se hayan realizado a persona distinta del representante de la entidad, siempre y cuando la persona que se haga cargo de la notificación haga constar su identidad, tal y como ha sucedido en el caso que se analiza.

 

2) Son válidas las notificaciones realizadas en el domicilio fiscal del obligado aportando el sello de empresa.

3) Son válidas las notificaciones realizadas en el domicilio fiscal del obligado aportando sello de empresa y/o identificación del receptor si el destinatario es una empresa filial y tiene el mismo domicilio fiscal.

Estas resoluciones coinciden con la jurisprudencia y legislación actual, que a grandes rasgos, indican lo siguiente:

Cuando la notificación se practique en el domicilio del destinatario, podrá hacerse cargo cualquier persona que se encuentre en dicho domicilio y que haga constar su identidad si se trata de personas físicas y/o el sello de empresa (no siendo el sello de empresa requisito indispensable) en el caso de personas jurídicas, en este último caso, aunque dicha persona no sea el representante legal de la persona jurídica. De esta manera se consigue dejar constancia de la recepción de la notificación o burofax, fecha, identidad y contenido (en el caso del burofax mediante el Testimonio Notarial de Certificación de Contenido ofrecido por Notificad@s).

Cuando la notificación se efectúa en base al protocolo indicado en el párrafo anterior, se dan cumplimento de los requisitos indicados en la práctica de notificación según la Ley 58/2003 artículos 109 a 111 y Ley 30/1992 artículo 59, siendo así que la notificación o burofax se ha tramitado de forma correcta y fehaciente.

Tags: , , ,

Burofax | Casos de Uso | Jurisprudencia | Legal | TEAC


Análisis de notificaciones fehacientes entre Asegurado y Asegurador

creado por Notificad@s 21 enero 2014 10:04

Relaciones entre asegurado y asegurador, uso del burofax


Es relevante analizar la importancia que las notificaciones fehacientes tienen en la relación contractual entre asegurado-asegurador, ya que nace de la validez jurídica que la notificación tiene, sobre todo en lo referente al art. 217 de Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), que regula la carga de la prueba si la discrepancia entre las partes acabara en sede judicial.

En la relación entre asegurado-asegurador el alcance de la notificación fehaciente es vital para ambos, aunque mucho más para las entidades aseguradoras. Ello es debido a la protección que se le da al asegurado, tanto en nuestra legislación como la jurisprudencia desarrollada por del Tribunal Supremo, que viene a concluir que las entidades tienen una "supremacía" frente a sus asegurados, ya que no es una relación entre iguales y, en consecuencia, se les exige un plus en el cumplimiento de la norma para dar una mayor seguridad jurídica a la relación.


La póliza de seguros, haciendo un símil con el ciclo de la vida tiene tres etapas:
  1. El nacimiento (contratación).
  2. La vida (siniestros, modificaciones de riesgo, etc.)
  3. Su muerte (cancelación o resolución).
Analizamos en cada una de ellas la importancia de la notificación fehaciente.

La contratatación de la póliza puede venir de un modo tradicional, mediante agente u corredor, pero cada vez es más habitual, sobre todo en determinados ramos, la contratación por medios telemáticos (teléfono, internet.etc.). En estos casos es el propio asegurado el que realiza la declaración del riesgo de la que resultará la prima a pagar. Por ello, es fundamental para el asegurador una vez contratada la póliza disponer de las condiciones particulares firmadas, donde el asegurado reconoce bajo firma el riesgo y condiciones descritas y, lo más importante, admite conocer las claúsulas limitativas del mismo. En los casos en que el asegurado no remita dichas condiciones, la posición del asegurador queda muy debilitada ante cualquier posterior reclamación por parte del asegurado. La única opción del asegurador es reclamar mediante notificación fehaciente dichas condiciones, para que tras ello nazca su facultad de poder resolver el contrato, que por otro lado también debería hacerse siempre por notificación fehaciente.

Tras la contratación, el momento más importante es el pago de la prima. En la mayoría de las ocasiones dicha prima se paga mediante transferencia bancaria, el asegurado dispone de un plazo en el que puede devolver el recibo a través de su entidad bancaria. En ese caso la Ley de Contrato de Seguro (LCS) es clara en cuanto a que el asegurador debe reclamar primero el pago efectivo y de seguir el incumplimiento fehacientemente al asegurado la resolución de la póliza en los plazos establecidos en la LCS. La jurisprudencia viene pidiendo además para dar validez de pleno derecho a la rescisión que de no ser efectiva la primera notificación fehaciente, se vuelva a intentar de nuevo antes de resolver el contrato. La importancia es de tal calibre que una rescisión incorrecta dejará el contrato en suspenso hasta seis en meses en caso de prima sucesiva; esto es, la aseguradora deberá hacerse cargo de las posibles reclamaciones indemnizatorias.

En la vida de la póliza puede variar el riesgo con el que nació la misma, esa variación debe ser comunicada por el asegurado al asegurador, este tiene que comunicar por escrito mediante notificación fehaciente (burofax) al asegurado las nuevas condiciones debiendo, en caso de silencio por parte del asegurado, de volver a realizar dicha comunicación antes de poder rescindir la póliza, que deberá volver a hacerse mediante la notificación fehaciente correspondiente.

Lo más común en la vida del contrato es la declaración de siniestro, en este caso la necesidad de notificación fehaciente del asegurador es muy amplia y variada. Desde que la valoración o investigación del siniestro se vaya más allá de los cuarenta días establecidos en la LCS y tenga la aseguradora que hacer un ofrecimiento de importe mínimo fehaciente, hasta el notificar el rehúse de unos daños u siniestro completo. A consecuencia de lo anterior, el asegurado puede no estar conforme e iniciar un procedimiento pericial, en el que cada parte deberá designar un perito y notificárselo a la otra de forma fehaciente, mediante burofax.

Finalmente y tras una relación contractual en el tiempo, cualquiera de las partes tiene posibilidad de rescindir la póliza a su vencimiento, pero esto se debe notificar de forma fehaciente y dos meses antes de la fecha de renovación. Nuevamente, la única forma que el asegurador tendrá de demostrar que cumplió con el requisito legal es que la notificación sea fehaciente.

En conclusión, queda claro que la única forma válida jurídicamente para poder demostrar que se ha cumplido con las exigencias legales y que las notificaciones se hayan realizado correctamente es que éstas sean fehacientes, es decir que tengamos por parte del receptor un acuse de recibo y texto, hecho que se consigue mediante un burofax. Ha quedado demostrado que el incumplimiento de lo anterior puede tener serios problemas para las entidades aseguradoras, sobre todo en lo que respecto a las consecuencias económicas negativas.

Artículo de Opinión redactado por Roberto Rodríguez, abogado y asesor jurídico de Notificad@s, experto en el sector de seguros.

Tags: , ,

Burofax | Jurisprudencia | Legal | Seguros


Efectos legales de un burofax rehusado o no retirado de la oficina

creado por Notificad@s 09 julio 2013 12:31

En ciertas ocasiones nuestros usuarios se preguntan acerca de los efectos legales de una notificación rehusada o no retirada de la oficina una vez realizados los dos intentos de entrega domiciliaria. Sirva este pequeño artículo para despejar cualquier tipo de duda acerca de dichas consecuencias legales.

Un Burofax no entregado por causa imputable al destinatario por rehusarlo o no retirarlo de la oficina correspondiente es a todos los efectos una notificación efectuada. La jurisprudencia es meridianamente clara al respecto: un Burofax no entregado por ser rehusado o no retirado no implica una acreditación de falta de conocimiento por parte del destinatario sino que por el contrario prueban la voluntad renuente (es decir, la renuncia a ser notificadodel mismo a recoger la documentación correspondiente (Sentencia nº 31/2012 de AP La Rioja, Sección 1ª, 6 de Febrero de 2012).

Por tanto podemos resolver que el remitente expresa su voluntad de notificar con los  intentos de comunicación realizados (sea cual sea el resultado de dichos intentos) y en el caso del burofax además puede acreditarlos mediante pruebas documentales (Acuse de Recibo y Testimonio Notarial de Certificación de Texto).

Bien es cierto que cuando un envío no es entregado al destinatario éste desconocerá el contenido y obviamente  no podremos esperar una respuesta en tiempo y forma, si así se le hubiere solicitado en el escrito. Pero como se ha detallado anteriormente el desconocimiento será responsabilidad siempre de aquel que no tuvo voluntad de recoger una notificación que (acreditado por el acuse de recibo) tuvo a su alcance en su domicilio, en el cual se realizaron al menos dos intentos de entrega y se dejó aviso para que pudiese pasar a retirarlo por la delegación más cercana.

En estas situaciones, desde Notificad@s recomendamos la contratación del Acuse de Recibo asociado al envío, el cual incluye el detalle de todas las actuaciones realizadas para conseguir la entrega. Además, el Testimonio Notarial de Certificación de Texto acreditará que el contenido enviado es el que se quiso notificar. En Notificados ambos servicios adicionales pueden contratarse a posteriori únicamente cuando se necesiten, con un plazo de 5 años tras realizar el envío. Estas evidencias documentales podrán ser utilizadas por el remitente  en un posible proceso posterior para demostrar que aunque el destinatario no accedió al contenido de la notificación ésta sí se intentó realizar y fue por causa imputable al destinatario el que no se pudiera entregar.  


Uso del burofax electrónico en reclamaciones empleado - empresa

creado por Notificad@s 20 mayo 2013 13:07
Es habitual que un determinado empleado precise comunicarse con la empresa en la cual desempeña su trabajo de fehacientemente. En anteriores entradas, analizamos la importancia de reflejar muchos  tipos de comunicaciones de forma fehaciente.

El matiz reside en que al realizarlo de esta manera nos aseguramos que, tanto la fecha y hora de la comunicación, como el contenido de la misma y el resultado de la entrega al destinatario queden registrados de forma total y absolutamente fidedigna.

Cuando dejamos constancia fehaciente de la comunicación, tenemos la seguridad, tranquilidad y certeza de que podremos utilizar dicha prueba documental si fuese preciso.

Por ejemplo, un caso práctico y real, sobre el que se ha sentado jurisprudencia, accesible desde el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), es el de 23 trabajadores de la empresa Uralita S.A.

CGPJ


El Juzgado de lo Social número 15 de Madrid ha condenado a la empresa Uralita S.A. a pagar 1.727.000 euros a 23 trabajadores de sus fábricas de Getafe y Ciempozuelos. El motivo de dicha indemnización es, entre otras, "no adoptar las medidas de protección necesarias" contra la exposición y la inhalación de amianto; como resultado de dichas actuaciones por parte de Uralita S.A., desgraciadamente la salud de estos trabajadores resultó gravemente perjudicada.

Según la sentencia condenatoria con nº 71/12 a Uralita S.A. (que pueden descargar desde el siguiente enlace del portal del CGPJ) la gran mayoría de los empleados que sufrieron las consecuencias de la exposición e inhalación de amianto, presentaron reclamación mediante burofax para dejar constancia de los hechos acaecidos y de la reclamación efectuada previa a la demanda civil.

Con esta actuación, el remitente del burofax (el empleado y/o sus familiares), pudieron valerse del burofax como medio de prueba documental según lo dispuesto en la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil) sin que el destinatario del burofax (Uralita S.A.) pudiese alegar que desconocía los detalles de la reclamación efectuada.

Este ejemplo, como muchos otros, ilustra la importancia del uso del burofax en prácticamente cualquier ámbito de la vida cotidiana, como puede ser en las relaciones empleado - empresa sin que ninguna de las partes deba interpretar mala voluntad o desconfianza en la relación, sino, más bien, interpretando que dicha comunicación sirve para reglar posibles hechos/acciones/reclamaciones que puedan suceder a corto o largo plazo, al igual que se firma un contrato entre ambas partes cuando se inicia una relación laboral, donde no se consideraría como válido el simple acuerdo verbal u otro medio no fehaciente.

Tags: , , , , , , ,

Burofax | Casos de Uso | Jurisprudencia

Sobre Notificad@s...

Desde al año 2010 Notificad@s ofrece el servicio de notificación fehaciente (burofax) por vía postal y durante el año 2013 también por vía electrónica con entrega bajo DNI-e y otros certificados digitales reconocidos.

Tags